BT Travel - шаблон joomla Создание сайтов
4ebed7efffc0e4484ba2a62c9aa5f0c1.jpg
49cc71f707a57070b6e1ec9be66577e7.jpg
Luis Amigó

Luis Amigó

Un hombre que se fió de Dios y profeta entre los marginados.


Luis Amigó es el nombre del fraile capuchino de José Mª Amigó y Ferrer, fundador de la Congregación de los RR. Amigonianos y de las Terciarias Capuchinas , que nace en Masamagrell (Valencia - España) el 17 de octubre de 1854. 


Su juventud.

Su niñez y juventud transcurren en la Ciudad del Turia, donde inicia los estudios eclesiásticos, como alumno externo del Seminario Conciliar. Con sus amigos acude como voluntariado a diversos hospitales y familias necesitadas.
Estaba afiliado a diversas asociaciones católicas que promovían el trabajo apostólico con los marginados. El joven José María muestra preferencia por el apostolado entre los encarcelados .


Fraile capuchino.

En 1874, sintiendo la llamada del Señor, abandona España y se dirige a un convento capuchino situado en la ciudad de Bayona. Aquí, el 12 de abril del mismo año, viste el hábito franciscano con el nombre de Fray Luis de Masamagrell .
Tres años más tarde, a punto ya de finalizar los estudios eclesiásticos, Fray Luis forma parte de la expedición capuchina encargada de fundar un convento en Antequera. Eran los primeros religiosos que regresaban oficialmente a España tras 40 años de exclaustración.


Sacerdote.

Trasladado al convento de Montehano (Santander), el 29 de marzo de 1879, recibe la ordenación sacerdotal y desarrolla principalmente su ministerio en el cercano penal de El Dueso , donde le impactó particularmente que hubiera jóvenes en la cárcel en tan malas condiciones.
Fue posiblemente este impacto el que marcaría en adelante su preocupación apostólica, llegando a convertirse con el tiempo, y a través, principalmente, de la obra de sus congregaciones, en un verdadero apóstol de la juventud extraviada .


Fundador.

Fundador.


De regreso a su tierra natal en 1881, el P. Luis es encargado por sus superiores de promover por la región valenciana la Tercera Orden Franciscana Seglar.
De este trabajo apostólico con los seglares surgieron bien pronto sus dos fundaciones religiosas:
•  El 11 de mayo de 1885, funda la Congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia . 
•  y, el 12 de abril de 1889, la de Religiosos Terciarios Capuchinos de Nuestra Señora de los Dolores . Era, para estas fechas, guardián del convento capuchino de la Magdalena, en Massamagrell (Valencia).


Tras unos años aún de ministerio pastoral en su Orden, durante los que ejerció, entre otros, el servicio de Superior Provincial el P. Luis es nombrado, Obispo titular de Tagaste y Administrador Apostólico de Solsona, el 18 de abril de 1907.


Monseñor Amigó permanece en Solsona hasta que, el 18 de julio de 1913, es preconizado Obispo de Segorbe (Castellón) . En ambas diócesis su ministerio estuvo marcado por el espíritu de entrega y servicio que él mismo quiso simbolizar en el lema que escogió para su escudo:
Doy la vida por mis ovejas


Su muerte.

El 1 de octubre de 1934 , a las puertas de los ochenta años, el P. Luis Amigó fallece en Godella (Valencia) en la Casa-madre de los RR. Amigonianos, rodeado de los Terciarios y las Terciarias, siendo inhumado tres días después en Masamagrell, en la Casa de las Terciarias Capuchinas.
Desde entonces sus restos son visitados frecuentemente por todos aquellos que seguimos sus pasos: Zagales, Cooperadores y, los religiosos y religiosas.


El proceso diocesano de su causa de beatificación y canonización se abrió en Valencia en 1950.
Durante los años 1979-1982 se desarrolló el proceso apostólico. Y el 13 de junio de 1992 se firmó, en Roma, en presencia del Papa Juan Pablo II, el decreto por el que se reconoce que vivió en grado heróico las virtudes cristianas y se le declara Venerable . Actualmente esperamos su próxima beatificación .


También estamos de fiesta por un grupo de amigonianos que han sido declarados mártires por el Papa Juan Pablo II.  Es motivo de alegría saber que tenemos unos cuantos hermanos que van delante de nosotros con el ejemplo de haberlo dado todo por seguir a Jesucristo en nuestro camino hacia el Padre.